¡QUÉ LES PASA!

Quito, 21 de febrero del 2024

Más que una pregunta fue una exclamación de rechazo de una de las niñas del Caso Mecheros, luego de las desatinadas respuestas de la ministra de energía y minas, Andrea Arrobo, como respuesta al INCUMPLIMIENTO de la sentencia del caso Mecheros. Sonó la protesta del grupo de niñas presentes en la sesión de la comisión de Biodiversidad de la Asamblea Nacional, ante la ausencia de los otros ministros citados por la comisión de Biodiversidad para conocer las razones por las cuales el Gobierno ha incumplido la sentencia del caso mecheros.

La ministra de energía y minas, Andrea Arrobo, parodiando a la estrategia de Chevron de instalar la infamia de fraude en el caso Aguinda vs Chevron, para no cumplir la sentencia, insinuó que las niñas del caso Mecheros podrían ser manipuladas: “Háganlo por convicción, siempre háganlo porque están conscientes de la realidad, no se dejen manipular, escuchen, aprendan, eleven su voz, pero no se dejen manipular”.

Su ignorancia sobre la realidad de los mecheros continuó: “El cumplimiento de la sentencia ya se lo hizo, ya se cumplió, había dos mecheros, porque se hizo el apagado de esos mecheros. Una cosa es que se sigan apagando mecheros y otra cosa es causar pánico y creo que ese es uno de los elementos que nosotros tenemos que cuidar mucho como ejecutivo”

Al parecer, la ministra quizá desconoce que la mayoría de las niñas del caso mecheros nacieron, crecieron, respiran el aire y toman el agua de los esteros y pozos, al carecer sus comunidades de sistemas de agua potable y viven con la tortura de escuchar, sentir y respirar en sus casas, barrios, centros poblados, ese aire viciado, contaminado por la presencia de los mecheros que contaminan el aire, agua y suelo.

Al parecer la ministra desconoce que el padre de una de las niñas falleció de cáncer, que la madre de otra de las niñas murió de cáncer, que las madres de dos de las niñas del caso mecheros tienen cáncer, que la abuela de otra de las niñas falleció de cáncer, mientras que su tía también tiene cáncer, y que varios vecinos y vecinas de sus barrios y comunidades tienen cáncer, que más de 450 pacientes con cáncer de las provincias de Sucumbíos y Orellana dejaron de recibir desde el 2021 hasta la presente fecha, 21.02.2024 las ayudas establecidas en la ley y por lo cual muchos de estos pacientes abandonaron sus tratamientos y algunos de ellos han fallecido.

Venir a decir que no se dejen manipular, suena a una ofensa grave, a desconocer las capacidades de las niñas a conocer sobre sus derechos, los derechos de la naturaleza, a defender, a pesar de su corta edad, lo que consideran una injusticia a sus familias, a sus vidas, a sus comunidades. Lo mínimo, señora ministra es disculparse ante semejante desatino.

Y disculparse también por su desconocimiento de la sentencia y de su NO cumplimiento, de otra manera sus afirmaciones resultan en un insulto a toda la población que hoy sufre por la contaminación ya no de 447 mecheros, sino de 486 mecheros.

Y verificar señora ministra que los 2 gobiernos anteriores declararon fallidas las licitaciones para que empresas privadas inviertan y aprovechen el gas asociado de los mecheros, lo que supone un ahorro anual de $500 millones de dólares y, por lo mismo, cumplir la sentencia y mejorar las condiciones ambientales. Pasó en el 2018, en el 2020 y en el 2022.

¿Pasará lo mismo en el 2024, señora ministra?

Esperamos que no y que de una vez por todas se deje de beneficiar a un puñado de importadores y ejercer una política pública coherente con el ambiente y la economía del país.

Igual de insultante fue la ausencia del ministro de salud, Franklin Encalada, quien ni siquiera mandó un delegado, pues los otros ausentes, el Defensor del Pueblo, el presidente de la judicatura y la ministra de ambiente que enviaron a delegados, a pesar de que la convocatoria era de carácter indelegable.

Demandamos a la comisión de Biodiversidad y a la misma Asamblea Nacional, ejerza su mandato fiscalizador y sancione a partir de establecer las responsabilidades de los ministerios responsables, sobre el flagrante incumplimiento de la sentencia del caso Mecheros.

Los amazónicos debemos viajar 7, 8, 10 horas para, en el ejercicio de nuestros derechos, participar y ser escuchados por las autoridades, pero si la Asamblea Nacional tolera que las autoridades convocadas, con el carácter de obligatorio e indelegable, no lo hagan, no hacen otra cosa que sumarse a la estrategia de dejar hacer, dejar pasar, siendo cómplices de esta figura de impunidad que va formándose en torno a un mandato de la justicia. Tres años han pasado desde la emisión de la sentencia, tres años en que la misma Defensoría del Pueblo, no cumple, al no cumplir el rol establecido en la sentencia.

No podemos permitir más vidas perdidas ni daños irreparables a nuestro entorno, más aún, después de esta fallida sesión de la comisión de biodiversidad.

¡Qué les pasa!
#LosMecherosNosSiguenMatando

Ayúdanos a salvar la Amazonía

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtiene la mejor experiencia en nuestro sitio web.